Puedes hacer acciones de marketing… pero si no mides los resultados ¿cómo sabrás si han funcionado? Conoce como puede ayudarte la analítica web.

Imagínate esta escena: has abierto una nueva tienda de moda en el centro comercial de tu ciudad. Te has gastado una pequeña fortuna en publicidad para hacer marca. Has hecho grandes esfuerzos para asegurarte de tener en tu tienda todas las marcas más prestigiosas. Y el día de la inauguración, tu tienda está llena de visitantes y clientes potenciales.

Y, sin embargo, apenas estás vendiendo. Si bien puede ser difícil aislar y rastrear los factores que afectan tus ingresos en esta tienda ficticia. Llévatela al universo online y tendrás una gran cantidad de recursos disponibles para ayudarte con el seguimiento, el análisis y la optimización de tus acciones.

Para un especialista en marketing, Internet ofrece más que nuevas vías de creatividad. Por su propia naturaleza, Internet te permite rastrear cada click en tu sitio y a través de tu sitio. Por lo tanto, elimina las conjeturas de señalar los posibles elementos exitosos de una campaña y te puede mostrar muy rápidamente lo que no funciona. Todo se reduce a saber dónde buscar, qué buscar y qué hacer con la información que encuentras.

¿Qué es la analítica web?

En los días de los medios tradicionales, los datos accesibles eran un bien muy deseado pero escaso. Aunque fue posible comprender las respuestas de los consumidores a los mensajes de marketing. A menudo era difícil determinar exactamente qué estaba sucediendo y por qué.

En la era digital, la información está en todas partes. Cada acción de tus usuarios online se registra. Lo que significa que hay una increíble cantidad de datos disponibles. Datos para ayudarte a comprender cuándo, dónde, cómo e incluso por qué tus usuarios reaccionan a tus campañas de marketing online.

Esto también significa que tienes la responsabilidad de tomar decisiones basadas en datos. Las suposiciones y los ‘yo creo’ no son suficientes; es necesario respaldarlas con hechos sólidos y resultados claros.

No te preocupes si no eres una persona ‘de números’. Trabajar con datos tiene muy poco de cálculo (la tecnología se encarga de ello) y mucho de analizar, experimentar, probar y cuestionar. Todo lo que necesitas es una mente curiosa y una comprensión de los principios y herramientas clave.

Aquí tienes algunos conceptos de datos que debes tener en cuenta:

Seguimiento de rendimiento y tendencias

El análisis de datos está relacionado con la supervisión del comportamiento de tus usuarios y el rendimiento de tu campaña de marketing a lo largo del tiempo. Esta última parte es crucial. Tiene muy poco valor mirar un solo punto de datos. Debes ver las tendencias y los cambios durante un período determinado.

Por ejemplo, no tiene ningún sentido decir que el 10% del tráfico web de este mes convirtió. ¿Es bueno o malo, alto o bajo? Pues como todo, depende… Pero decir que un 10% más de tus usuarios convirtieron este mes, a diferencia del mes pasado, muestra un cambio o tendencia positiva. Y aunque puede ser tentador centrarse en las cifras absolutas como “¡Mira, tenemos 5 000 fans en Facebook!”, estos realmente no dan una imagen completa si no se presentan en un contexto.

Big data

El Big data es el término utilizado para describir conjuntos de datos masivos. Estos datos son tan grandes y difíciles de manejar que requieren software especializado y grandes servidores para procesarlos. Empresas como Google, Facebook o YouTube generan y recopilan tanta información todos los días que tienen datacenters enteros llenos de discos duros para almacenar todos estos datos.

Comprender cómo funciona el big data y pensar en los datos en esta escala proporcionan lecciones valiosas.

  • Mide tendencias, cifras absolutas. Cuantos más datos tengas, más importante será observar cómo cambian las cosas con el tiempo.
  • Focalízate en los patrones. Con datos suficientes, los patrones a lo largo del tiempo se vuelven evidentes. Por lo tanto considera periodos semanales, mensuales o incluso anuales.
  • Investiga las anomalías. Si el patrón que esperas cambia repentinamente, intenta descubrir por qué. Y utiliza esta información para tomar decisiones en el futuro.

Data mining

El data mining o minería de datos es el proceso de encontrar patrones que están ocultos en grandes bases de datos. En lugar de tener un analista humano para procesar la información, un programa informático automatizado filtra los datos y los compara con patrones ya conocidos para extraer información. En muchas ocasiones, este proceso revela resultados sorprendentes e inesperados. Y por tanto te permite romper suposiciones preconcebidas.

Un mundo de datos

Otra consideración que debes tener en cuenta es que los datos se pueden encontrar y recopilar a partir de una gran variedad de fuentes. No es necesario que te limites simplemente al análisis de datos de tu sitio web. Para extraer una idea completa del comportamiento de tu audiencia, debes recopilar la mayor variedad posible de información. Éstos son algunos lugares donde puedes buscar:

  • Datos online. Aparte de tu sitio web, observa otros sitios en los que tu audiencia interactúa contigo. Como redes sociales, correo electrónico, foros, etc. La mayoría de estos sitios tendrá sus propias herramientas de recopilación de datos. Por ejemplo, las estadísticas de Facebook o los registros de envío de tu proveedor de correo electrónico.
  • Bases de datos. Investiga cualquier base de datos que almacene información relevante de tu cliente, como tu base de datos de contactos, información de tu CRM o de tu programa de afiliados. Estas fuentes de datos pueden complementar a menudo los datos anónimos con algunos datos demográficos tangibles.
  • Datos de software. Algunos tipos de software también pueden recopilar datos. Por ejemplo, algunos navegadores web recopilan información sobre los hábitos de los usuarios, bloqueos, problemas, etc. Si vas a producir un software, como por ejemplo un plugin de WordPress, debes considerar añadir una función de recopilación de datos (con el permiso del usuario, por supuesto) que capture información del uso que realice del mismo para futuras actualizaciones.
  • Datos de tiendas de aplicaciones. La analítica de una tienda de aplicaciones te permite supervisar y analizar la forma en que las personas descargan, pagan y usan tus aplicaciones. Las tiendas de aplicaciones de Google y Apple te pueden proporcionar algunos datos útiles para completar tu investigación.
  • Datos offline. Por último, no debes olvidar toda la información que se genera fuera de tu propia web, como los registros de tus puntos de venta, los registros de servicio al cliente, encuestas de satisfacción a tus clientes, el tráfico peatonal que accede a tu tienda y mucho más.

Establece objetivos, metas y KPIs

La clave del éxito para cualquier sitio web o campaña online es diseñarlo con objetivos específicos, únicos y claramente definidos. Los objetivos se utilizan para medir el éxito de tu sitio web o tu campaña, y son cruciales para mantener el enfoque para tus acciones online.

El objetivo para tu sitio web o campaña online debe estar alineado con los resultados estratégicos de tu proyecto. El objetivo debe responder a la pregunta: “¿Qué quiero lograr con esta campaña de marketing?” Por ejemplo, un objetivo podría ser aumentar las ventas de un producto, aumentar el conocimiento de tu marca o aumentar el tráfico de tu sitio web.

En la analítica web, un objetivo para tu sitio web o campaña se refiere a la acción que realiza un usuario en tu sitio web o un tipo de comportamiento determinado. Esta acción podría ser hacer una compra, suscribirse a tu newsletter o ver un cierto número de páginas en una misma visita. Un objetivo completado es lo que se denomina conversión. Por tanto, las conversiones se derivan de los objetivos y responden a la pregunta: “¿Qué necesito que hagan los usuarios para alcanzar el objetivo?”

Los indicadores de rendimiento o KPIs son indicadores que se utilizan para indicar si se están cumpliendo los objetivos. Hay muchas métricas para analizar. Determinar cuáles son importantes te ayudará a enfocarte en lo que realmente importa para tu campaña. Los KPIs se relacionan estrechamente con los objetivos y responden a la pregunta: “¿Qué datos necesito ver para ver si los objetivos se están completando?” Por ejemplo, si tu objetivo es aumentar el tráfico de tu sitio web, puedes ver el número de visitantes del sitio, el porcentaje de nuevos visitantes y cuánto tiempo permanecen los usuarios en tu web.

Los objetivos son los valores reales que un KPI debe cumplir para que la campaña sea exitosa. Si uno de tus KPI es ‘suscripciones a la newsletter’, entonces tu objetivo podría ser ‘100 suscripciones cada mes’; si un mes te quedas corto a 70, esto revelará rápidamente que debes buscar una solución.

Aunque tu sitio web tiene un objetivo final, el proceso para alcanzar ese objetivo se puede dividir en varios pasos. Estos pasos se llaman eventos o microconversiones. El análisis de cada paso en el proceso se denomina análisis de embudo o análisis de ruta. Y es fundamental para comprender dónde se pueden encontrar los problemas en el proceso de conversión.

Una vez que hayas establecido tus objetivos, metas y KPIs, necesitas rastrear los datos que te ayudarán a analizar cómo se están desempeñando, y te indicarán cómo puedes optimizar tu sitio web o campaña online.

Resumiendo…

Como ves, la analítica web te brinda un mundo de posibilidades a la hora de poder tomar decisiones sobre tu proyecto. Tan solo debes saber dónde buscar, qué buscar y qué hacer con la información que encuentras. En esta primera aproximación a la analítica web he querido compartir contigo las bases sobre las que se asienta. Ahora te animo a que empieces a medir las acciones que realizas sobre tu sitio web. Y para ello, nada mejor que comenzar registrándote en Google Analytics, la herramienta de que se convertirá en tu centro de decisiones a partir de ahora.

Cada proyecto es un mundo, por lo tanto, si tienes dudas sobre como definir tus objetivos, metas o KPIs para tu proyecto, contacta conmigo. Juntos veremos que información es importante para ti y como conseguirla. Y recuerda que, puedes hacer todas las acciones de marketing que quieras. Que si después no mides los resultados, ninguna habrá servido para nada. Así que empieza a hacer, medir y optimizar… ¡y vuelta a empezar! 😉

 

¿Te apetece recibir un pequeño correo electrónico semanal con recomendaciones, tips o enlaces interesantes?

Sí, pues sólo tienes que regístrate a continuación… Cada domingo, envío un correo electrónico con algunas ideas, citas y enlaces a los artículos, podcasts, o libros que revisé esa semana.

¿Olvidaste tu contraseña?